ÉLITE – HISTORIA BREVE : NADIA & LÙ (PART I) 🇪🇸

Gracias a mi amiga Denise por traducir mi historia al español.

¡HOLÀ! NEW YORK – SPIN OFF : NADIA Y LÙ

Como muchos de ustedes, lamenté un poco no ver los nombres de nuestros dos (ex) mejores enemigas favoritas: Nadia y Lú, al anunciar los Cuentos de Netflix. No sé si lo van a remediar dentro de poco, pero no importa, Decidí crear mi propia historia corta. Espero sinceramente que os guste esta. Por favor, no vacilen en compartirla.

Nadia y Lucrecia ya llevan un mes en Nueva York, y todo pasa bien. Bueno, en parte. Sr. Jenson, su profesor de historia parece no gustarle demasiado a Nadia y esto tiene el don de molestar a la chica. En cuanto a Lú, debe tropezarse con las maldades de unas de estas chicas más populares.

¡Mira Nadia!

Exclamó Lú mientras caminaba hacia ella con su computadora.

  • Cuando te digo que esta perra de Yasmina me está buscando problemas, aquí tienes la prueba de que no invento nada. Mira lo que publicó en su cuenta de Instagram ¿no te recuerda nada esta casa?

Nadia mira la imagen dudosa.

Parece ser la casa que me mostraste la semana pasada. La que querías alquilar para festejar e introducirte a los alumnos de la clase, dice poniendo una capa de esmalte transparente en sus dedos del pie.

  • Ni siquiera he llevado un mes aquí, y ahora tengo que luchar contra une a nerd para de ser la reina de este instituto. Pensaba que tendría por lo menos un año de respiro. ¡Es ridícula, en serio! El pie de foto dice: “Mi alquiler para las dos semanas que vienen #CoolGirl #IGOTIT ». Me está provocando. No puedo creer que ésta pudo conseguir este hogar ante mí. This Bitch!
  • Es normal, desde que tu padre te cortó los suministros, es complicado para ti deslumbrar a la gente y tener el mismo estilo de vida como antes. Ella tuvo que entregarle billetes de gran valor y ya.
  • ¿No tenías que poner el dedo en la llaga, sabes? Pues la agarraré en su propria trampa ¡y ya!
  • ¿A sí? ¿Y cómo lo vas a lograr?
  • Alquilaré una habitación en un hotel de cuatro estrellas e invitaré une celebridad. Y así, se sentirá tontay entenderá que no juegues en mis parterres, respondió Lú como si fuera un grito de alianza.
  • Deberías concentrarte mejor en tus tareas, en vez de perder el tiempo con esas futilidades, le aconsejó Nadia mientras se sentaba en la cama.
  • ¿No eras tú quien estaba dispuesta para llamar a la puerta de todos los sastres de Nueva York sólo porque el Sr. Jenson se quejó en clase de que encontraba a su sastre actual incompetente?
  • No, que no es lo mismo. Sr. Jenson es un maestro y un maestro da notas. Estas calcificaciones cuentan para el promedio – promedio que me llevará a la siguiente clase.

Desde que llegaron, Lu y Nadia, quienes solían ser las primeras de la clase se ubican respectivamente à la novena y à la undécima posición de una clase de setenta alumnos, y esto le da rabia a Nadia. Lucrecia ya había tomado buena nota de que, con todas esas últimas perturbaciones que endureció en su vida, y también debido al nivel escolar en Nueva York, pues necesitaría tiempo para ajustarse a su nueva vida. Se dio un plazo de tres meses para obtener un mejor nivel en clase, y lograr que se ubique por le menos entre los top cincos de los mejores alumnos.

Pero no era el caso de Nadia, que siente otra presión. Además de estar lejos de Guzmán y de su familia, Nadia sabe que, aunque Lu no tenga más el mismo estilo de vida que antes, todavía tiene une padre adinerado y numerosos contactos.

  • Nadia, deberías dejar de preocuparte tanto por lo que piensan la gente de ti.
  • Dice la que busca vendetta contra une alumna de clase que a pena conoce.
  • Mira Nena, te digo una cosa: Yo, trato de crear mi imperio y establecer mi propio estatuto. Y tú, estas dispuesta a ser la asistente de un profesor sólo porque no le gustó el comentario que hiciste durante la materia sobre la historia de los Reys de Francia, porque te sacaste un B- y una nota de 74/100. Pero déjame enterarte de una cosa, los profesores de aquí no son iguales a los de las Encinas, están acostumbrados a los lameculos.
  • No me gusta esta expresión, es grosera.
  • Oh, qué fastidiosa puedes ser a veces. Voy a mi habitación.
  • No espera Lu, le interpela Nadia. ¿Qué te parece si salemos unos veinte minutitos? Casi llevo 3 día sin salir y siento que se me va a explotar la cabeza si me quedo aquí una hora más.

*roucou*

-Y esas palomas, dice masajeándose la sien con insistencia, ya no puedo más con esas palomas.

  • ¡Ya vale! Me visto y salimos

En el camino que deciden tomar, Nadia se abre a Lú. Le dice lo ansiosa que está por regresar a España para la boda de su hermana mayor y volver a ver a Guzmán. Lo mucho que le pesa su soledad aquí desde que está en esta universidad, pero también cuánto por un lado le encanta estar allí, porque siente que su destino está a punto de cambiar. Por su parte también, Lucrecia igual que Lu decide confiarse un poco, a su manera y le explica cómo es que el hecho de estar soltera y financieramente (casi) independiente le hace ver la vida de otra manera.

Sabes Nadia, desde que estoy en Nueva York, he llorado dos veces. Una vez por el estrés y la segunda vez porque me había roto mi par de tacones altos rojos que me encantan. ¡Las alcantarillas aquí son realmente el peor! Da igual. Todo esto para decir, que estamos en el mismo barco. Y realmente, no podría imaginar vivir esta aventura con nadie más. Eres como una hermana para mí y entre hermanas, evitamos mentirnos unas a otras. Sé que puedes hacerlo y no te preocupes por Guzmán. Cuando está enamorado, puede ser el mejor novio del mundo.

  • Gracias Lú. Viniendo de ti, me conmueve mucho.
  • ¡Oh! ¡Ya sé! La encontré

Gritó Lucrecia de repente.

  • ¿Qué? ¿Qué sabes? Preguntó Nadia sorprendida.
  • Alquilaré une barco. ¡Y esto, sí que será espectacular!
  • ¿Espera, sigues pensando en deslumbrar a esta chica?
  • Es más fuerte que yo. Es mi única distracción que no tiene mucho que ver con las clases. Por más que salga al menos tres veces a la semana, apenas puedo hacer contacto fuera del establecimiento. Sólo hay esa mujer llamada Samantha que tiene una tienda, una especie de coffee shop a dos cuadras de aquí con la que más o menos he logrado crear un vínculo. Tiene como 22 años más que yo, pero es genial. Desde lo que pasó con Valério y mi padre, confieso que realmente no sé dónde ubicarme. Esta es la primera vez que me enfrento a este tipo de situación desde que vine al mundo. Se me hace toda extraño.

Pasan unos segundos, dejando al viento el tiempo de llevar sus palabras. Luego, de repente, creyendo que les soplaba una brisa de esperanza de paso, los rostros de Lú y Nadia, se iluminaron con una brillantez similar.

Estamos en Nueva York, se expresó Lucrecia.

  • ¡Sí, es cierto! Y eso es precisamente lo que me pone aún más presión, lamenta Nadia.
  • La meta no es aterrizar con la gran manzana, sino quedarse allí.
  • ¡Exactamente!
  • ¿Sabes qué? Soy une chica genial. No dejaré que esta chica arruine mi año escolar. Haré amigos que tengo que hacer y ¡Ciao!
  • Eso es bueno. Entonces, ¿no vas a alquilar un barco?
  • No… Sólo el hotel.
  • ¡Lu!
  • Ya está bien. Lo pensaré. ¡Pero tú tienes que ir a ver a Guzmán!
  • Sigo vacilando.
  • Esta decisión de despedirte de él, ya la tomaste una vez. Entonces puedes tomarla una segunda vez.
  • ¿Volveremos a hablar de ello si te conviene?
  • Como quieras. Vamos, que vamos a tomar un helado.

Espero que hayan disfrutado de mi historia. No dudes en dejar un comentario para darme tu opinión y compartir el enlace de esta historia.

Votre commentaire

Choisissez une méthode de connexion pour poster votre commentaire:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google

Vous commentez à l’aide de votre compte Google. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s